Slow cities, slow food, slow life… ¿Qué es esto?

150 países unidos por el placer de la comida y la armonía de la naturaleza. El movimiento ‘slow food’ ha llegado para quedarse y surge como contrapartida al ritmo desenfrenado del mundo occidental. ‘Slow’ –en español lento- es un apellido que se aplica ya a otros ámbitos. También a los lugares. Hay localidades llamadas ‘slow cities’ que llaman a la calma frente al estrés de la ciudad... Begur, un pequeño pueblo en la provincia de Gerona (Cataluña), forma parte esta Red Estatal de Municipios por la Calidad de Vida. Pero hay más. Entre ellos, Munguía en Vizcaya, Bigastro en Alicante o Rubielos de Mora en Teruel. ¿Y qué tienen en común estos lugares? Cuestiones ligadas directamente a nuestra calidad de vida.