¿Cómo conseguir el punto exacto de la carne?

Elegimos una pieza de carne que roza la perfección, nos ponemos el delantal y lo preparamos todo con mimo. La sazonamos y salpimentamos, esperamos pacientemente seis horas para que repose y, en el momento de la verdad, cuando toca sacarla del horno, nuestra pieza de carne no ha quedado bien hecha. ¿No merece la pena que, después de todo este proceso, la carne esté en su punto perfecto? Cuando esto ocurre, el fallo más probable es la gestión de la temperatura dentro del horno, pero ya existen herramientas para cocinar la carne y dejarla tierna, jugosa y con un acabado perfecto.

Esas herramientas son dos: una buena gestión del tiempo y los hornos con termosonda. Podría decirse que la termosonda del horno es el estetoscopio de los cocineros. Un aliado que pone las prestaciones profesionales al servicio de la cocina doméstica. Su utilización es extremadamente sencilla. La sonda está preparada para detectar con precisión la temperatura dentro del alimento, y determinar el momento exacto en el que está en su punto.